El contenido de este blog se ha trasladado a una nueva dirección.

Investigadores desarrollan un sensor con el que controlar sistemas usando el cerebro