El contenido de este blog se ha trasladado a una nueva dirección.

Investigadores de EEUU logran que un ordenador lea la mente humana