El contenido de este blog se ha trasladado a una nueva dirección.

En España hay unas veinte personas con el síndrome de cautiverio