El contenido de este blog se ha trasladado a una nueva dirección.

Casi un centenar de madrileños con parálisis cerebral manejan el ordenador con la mirada